La Rectoria, una antigua dama con toques de sostenibilidad

En nuestra cocina y también en nuestro bufé de desayunos utilizamos tanto como nos sea posible ingrediente locales y de proximidad...

 La Rectoria de Sant Miquel de Pineda esta acreditada con la Carta Europea de Turismo sustenible, opera, proporciona y promueve el turismo sostenible, intentano minimizar su impacto en el medio ambiente.

En La Rectoria ofrecemos un 5% de descuento a todos nuestros clientes que utilizen un medio de transporte sustenible para llegar a nosotros, desde la bici, el transporte público, el coche eléctrico y porqué no sus propias piernas.

 Tenemos tres paneles solares para el agua caliente sanitaria y suelo radiante.

La casa se restauró para poder ofrecer el máximo confort a nuestros huéspedes reteniendo muchos de los materiales y elementos originales de la misma.  Las tejas de la cubierta, las baldosas de los techos, las bigas de madera y las tablas de madera de uno de los suelos se retuvieron dando a la casa su carácter y encanto originales.  Detalles como los antiguos fogones,  la pila de piedra en la antigua cocina y el niño jesus que preside el distribuidor principal mantienen el carácter histórico de la misma.

El equipo de profesionales que llevarona a cabo la restauración son mayoritariamente locales y tardaron unos 18 meses en terminarla.   Los acabados de la casa combinan la tradición con la modernidad.  La fachada exterior se hizo utilizando una técnica en que se añade el yeso sobre una base de cemento mojado para dar un efecto de blanco roto en el acabado.  La puerta original y algunos de los porticones exteriores se utilizaron como cabezales de algunas habitaciones al igual que baldosas hidráulicas recuperadas de suelos de otras casas antiguas.

 En La Rectoria reciclamos lo máximo posible; papel, envases, plástico, carton, latas, pilas, vidrio, etc… la separamos todo y lo llevamos a los contenedores de reciclaje más próximos diversas veces a la semana.  Toda la materia orgánica vegetal y cruda como fruta, verdura, cascara de huevos y hueveras van a una de las dos compostadoras que construimos nosotros mismo con pales reciclados.  Una vez el compuesto esta listo lo utilizamos para fertilizar nuestro pequeño huerto de frutas y el resto del jardín.

 En nuestra cocina y también en nuestro bufé de desayunos utilizamos tanto como nos es possible ingredientes locales y de proximidad.  Los jabones en las habitaciones són ecológicos.